jueves, 20 de abril de 2017

Práctica 4. Modelos de Investigación y uso del hipertexto.

Somos criaturas musicales

<< Somos criaturas musicales de forma innata desde lo más profundo de nuestra naturaleza>>
Stefan Koelsch


koelsch.jpg

1.- El neurocientífico Stefan Koelsch, es doctor y profesor de Psicología Musical de la Universidad Libre de Berlín, colaborador de universidades como: la Lancaster University in UK. y la  University in Bergen, Faculty of Psychology, Dpt. of Biological and Medical Psychology, Bergen, Norway, donde actualmente se le ha ofrecido un puesto con fondos para continuar sus investigaciones donde pondrá en práctica su proyecto sobre neurociencia y terapia musical para mejorar la vida de los pacientes con alzhéimer.
El Dr. Köelsch es investigador en el área de psicología musical y desde esta rama hace que nos replanteemos diferentes campos de la ciencia en los cuales la música puede ser un factor clave a la hora de ponerla en práctica con fines terapéuticos. .
Muchos de sus artículos se encuentran en Internet o en portales de divulgación científica como
Dialnet. Actualmente cuenta con más de una veintena de artículos publicados dentro de su campo investigativo.



2.- En el vídeo a continuación, podremos ver al divulgador científico (entre otras cosas) Eduard Punset, nos deleita con esta presentación del doctor Stefan Köelsch donde nos explica el posible comportamiento cerebral de los humanos hacia la música. Desde esta perspectiva, he realizado mi TFG basándome en esa posibilidad e intentar aportar un granito de arena a las ya existentes herramientas de la praxis educativa, en el área del aprendizaje lingüístico de la primera lengua extranjera inglés.

       



3.- Después de ver este vídeo, una posible actividad sería llevar a cabo un mini-experimento para intentar corroborar este estudio.

  • De esta manera estableceríamos dos grupos de niños, donde el primero, el supuesto grupo llamado “de control”,  debería intentar aprender un mínimo de 30 palabras en el transcurso de treinta días, esto con el método tradicional de aprendizaje, sin música y tan sólo dentro de un contexto estandarizado de aprendizaje.
  •  El segundo grupo, posiblemente el “grupo experimental”, debería realizar la misma actividad y con las mismas palabras propuestas para el otro grupo, pero a través de canciones o de las mismas palabras pero aprendidas de manera rítmica.
  • Finalmente, deberíamos realizar una actividad (llámese “prueba”, “test” o “examen”) donde los niños deberían intentar demostrar la cantidad de palabras aprendidas.
De esta manera podríamos esbozar conjeturas para continuar dentro de este campo investigador ya que desde su estudio la música no sólo nos transmite emociones, sino que también nos comunica información semántica.    


Resumen del vídeo
Aparentemente, después de realizar un experimento con un ingeniero y un aborigen camerunés el Dr. Köelsch llega a la conclusión de que hay algo evolutivo en la afinidad por la música más que algo cultural. De acuerdo con sus investigaciones, nada tiene que ver el factor cultural, ya que cada civilización o etnia tiene su forma musical y ésta expresa, claramente, una infinidad de sentimientos.
De acuerdo con esta idea, sabemos que somos seres de emociones y la música nos llega hasta lo más profundo y en muchas ocasiones tocándonos la fibra. Tanto es así que somos capaces de recordar con mayor facilidad aquel conocimiento que ha sido de alguna manera musicalizado, como por ejemplo canciones, cuentos musicales, tablas de multiplicar con canciones, etc… que lo que hemos aprendido de manera convencional o con metodología tradicional.
Parece ser, que nuestra memoria funciona de manera más efectiva si musicalizamos los contenidos. Se cree que, además, el contenido lingüístico de nuestra propia habla es un poco melodioso y que posee diferentes tonos, por lo que somos capaces de recordar con mayor facilidad ciertos contenidos más que otros debido a que la música activa diferentes áreas de nuestro cerebro y de esta manera evoca emociones. Y como bien se menciona a menudo, la inteligencia emocional, Goleman 1995, forma una parte sustancial en nuestro constante aprendizaje ya que a mayor número de emociones implicadas en nuestro aprendizaje, mayor serán las posibilidades de que éste sea eficaz.
Por otra parte, el Dr. Köelsch nos adentra dentro de su campo proponiendo ciertas ideas terapéuticas llevadas a cabo a través de la música como instrumento paliador de posibles enfermedades como el alzhéimer o como el autismo.

Os dejo este vídeo, muy cortito, donde el Dr. Köelsch explica los beneficios y el impacto que tiene la música en el cerebro.   
                                            

Aprendemos las palabras a través de su musicalidad. Por eso es muy importante que escuchen música, porque nuestros cerebros son musicales por naturaleza.
Stefan koelsch

No hay comentarios:

Publicar un comentario